El Mole Mexicano


El mole es uno de los platillos más representativos y conocido de México. Es el ejemplo perfecto del mestizaje de sabores que se vivió y se dio durante la época prehispánica, a través de los siglos esta comida se ha ido transformando como también lo ha hecho la cultura. Lo lindo de querer aprender y conocer un poco más sobre la gastronomía y los platos mexicanos es que tienen una historia detrás. Como aperitivo te dejaré un dato curioso; Puebla fue el corazón de creaciones y mezclas, para ser más concretos el Convento de Santa Rosa de Lima, fue la cuna de este icónico plato de la cocina mexicana.


Si quieres seguir aprendiendo acerca de la historia, el origen e incluso intentar preparar algunas recetas no dejes de leer la entrada de hoy.

¿Qué es el mole?

Podemos llegara a encontrar infinitas variedades de moles; sin embargo, los más conocidos son el mole poblano y los moles oaxaqueños. Según expertos, se calcula que en México se pueden encontrar alrededor de 50 tipos de mole, entre ellos el mole blanco, el mole de queso, el mole amarillo, el mancha manteles, almendrado, el pipián rojo, el mole prieto, el negro, el pipián verde y el de olla. WOW ¡Demasiados!


Conocido en Náhuatl como mullo o molli, es una salsa que se conforma a base de chiles, nueces (ya sean pepita, cacahuate o almendras), especies y tomates. Como la mayoría de lugares, cada región tiene sus variaciones a la hora de prepararlo, se utilizan ingredientes diferentes dándole un giro a su preparación y, por supuesto, a la consistencia de la misma salsa.


El mole mexicano se ha ganado el puesto de ser uno de los platillos de tradición del país azteca, tanto que ha sido reconocido como patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO. En Mi Calle podrás encontrar un mole único y exquisito, que te transportara al corazón de Puebla y te hará vivir un poco de esa época prehispánica. Anímate a probar la cultura mexicana en un maravilloso plato.

En el centro sur de México, es muy normal que el mole sea el plato principal en la mayoría de celebraciones, como: bodas, quince años, bautizos, fiestas patronales y hasta después de funerales, obviamente no podía faltar en el día de los muertos. Al ser tan delicioso no deja de ser un plato para la comida del día.


HISTORIA


Esta historia comienza con el fray Bernardino de Sahagún quien relató por primera vez la preparación de un guisado prehispánico que se hacia como ofrenda a Moctezuma, su formula secreta era prepáralo con una salsa de chile caldosa conocida como chilmulli o chilmole, a partir de varias repeticiones la palabra mulli se convirtió como referencia una salsa. Estos mullis eran ofrendados a los dioses como agradecimiento de los largo viajes.


Con el tiempo esta salsa fue evolucionando, se le empezó a añadir a la preparación otros ingrediente, esto dependía de la región en donde se preparaban, incluso con ingredientes traídos de Europa y Asia durante la colonia.


Aunque tuvo una evolución su concepto siguió siendo el mismo, una salsa preparada a base de chiles frescos, hojas de epazote, hierba santa o de aguacate, jitomates, masa de maíz, tortillas, cacahuates o pepitas y chocolate; con el fin de condimentar diferentes carnes, en especial la de guajolote, pero también se usa para la de cerdo, res, pescado y hasta en las verduras.

SU ORIGEN...


Existen varias versiones sobre el origen del mole. Una de ellas narra que el mole poblano, surgió en el convento de Santa Rosa, en la ciudad de Puebla, con la mezcla, que realizo una de las monjas, de diferentes chiles y condimentos.


En más detalles, fue la monja Dominica Andrea de la Asunción en el convento de Santa Rosa, para satisfacer el paladar del Virrey Tomás Antonio de Serna quien se encontraba de visita en la ciudad, se sintió atraído por el platillo cuyo picor lo hacia comer más tortillas.


Otra versión del origen del mole poblano es una famosa leyenda, cuenta la visita de Juan de Palafox y Mendoza, virrey de la Nueva España y arzobispo de puebla, a el convento poblano en donde les ofrecieron un banquete en el que todos los cocineros de la ciudad participaron en su preparación, siendo el fray Pascual Bailón el principal participante, debido a sus nervios comenzó a colocar en una misma charola todos los ingredientes para así guardarlos en la despensa; sin embargo, tropezó y en la olla en donde se estaba cocinando cayeron chiles, almendras, chocolates y algunas especias. Con angustia fray Pascual oro y el platillo resulto ser todo un éxito.


Claro esta que es solo una leyenda pues este plato requiere de una preparación muy minuciosa y complejo que tiene orígenes completamente prehispánicos y que realmente es muy difícil improvisarla. Con el tiempo ha evolucionado y se ha ido enriqueciendo no solo con ingredientes, sino con la cultura de cada cocinero que se ha dedicado a prepararlo pasándolo a sus próximas generaciones


Ahora la RECETA SECRETA del mole

Ingredientes


  • 3 cucharadas de margarina


  • 8 chiles mulatos, sin semillas

  • 6 chiles anchos, sin semillas

  • 6 chiles pasillas, sin semillas

  • 1 rama de romero

  • 1 rama de tomillo


  • 6 cucharadas de ajonjolí

  • 3 cucharadas de almendras

  • 3 cucharadas de cacahuate

  • 1 cucharada de pepitas de calabaza

  • 1 tortilla del día anterior

  • 1/2 bolillo del día anterior, en rebanadas

  • 2 tomates verde, asados y pelados

  • 2 jitomates; asados pelados y sin semillas


  • 3 dientes de ajo

  • 1 pizca de semillas de anís, tostadas

  • 1 pizca de semillas de cilantro, tostadas

  • 6 pimientas gordas, tostadas

  • 3 clavos de olor, tostados


  • 4 taza de caldo de pollo

  • 2 tablillas de chocolate mexicano

  • Sal

  • 1.5 kilos de pollo en piezas

  • Ajonjolí tostado (para decorar)

Paso a paso


1. Deberás dorar en la margarina los chiles y las especias. Retira y conserva la margarina en la olla. Fríe en la misma margarina el ajonjolí, las almendras, los cacahuates, las pepitas, la tortilla y el bolillo. Agrega los chiles fritos y sazona a fuego bajo.


2. Agrega los jitomates, los tomates y las especias. Añádele 2 tazas de caldo y deja que suelte un hervor. Licúa todos los ingredientes, por tandas, hasta moler todos los ingredientes por completo. Si consideras que es necesario cuela.


3. Regresa la salsa a la olla, incorpora el chocolate y termina de añadir el resto del caldo. Cocina por 20 minutos hasta que suba una capa ligera de grasa, natural de los frutos que incorporamos en el paso 1; rectifica el punto de sal.


4. Agregale el pollo al mole o coloca las el alimento que vayas a comer y báñalas con el mole; puedes espolvorear un poco de ajonjolí.

Teléfono: 6124083

Calle 120a No 6-05

Usaquen

Certificado SSL

Sitio 100% seguro

Sitio creado por Clan 2019
Bogotá - Colombia
Todos los derechos reservados